domingo, 3 de noviembre de 2013

Solo me queda el recuerdo




Después de vivir el lamentable partido de ayer, el lamentable planteamiento del partido, sin defensa, sin mediocampo, sin espíritu, con jugadores que trotan por el campo y un entrenador que ni sabe lo que tiene, ni sabe a lo que juega, merece mucho mas mirar lo que conseguimos hace ya 7 años.

Gracias a Dios he podido ver al Sevilla ganar dos Copas, Dos Uefas, una supercopa de liga y una de Europa, seguramente en mi mente no entraba ni siquiera después de tantos años ver ganar un titulo al Sevilla, pero un presidente, un entrenador un secretario técnico y unos maravillosos jugadores, se alinearon ese año para que viéramos uno de los mejores equipos que ha tenido el Sevilla en su historia.

Todo paso después de mi baja voluntaria en la empresa donde trabajaba ese mismo año, no pudiendo pagar el carnet, después de tantos años pero si pudiendo viajar para ver al equipo en Uefa y en Copa.

No pude disfrutar ese año del fútbol del Sevilla, pero si pude ver ganar en directo los títulos que conseguimos. Hoy es un día de reflexión, difícilmente el Sevilla volverá a sus orígenes, principalmente, porque debería bajar, tanto la afición como el equipo a otros tiempos, posiblemente porque la persona que podría encausar el proyecto, no venga de nuevo mientras este el presidente, aunque públicamente no lo diga ninguno de los dos, algo que yo se firmemente.

El Sevilla anda por la liga como pollo sin cabeza, primero porque el presidente no esta en su papel estelar, ese que nos da juego a nosotros y a la prensa, aunque a veces los deje con el culo al aire, dos porque se bajo el nivel de la plantilla, aunque creo que con estos mimbres se puede hacer otras cosas, tres porque los entrenadores que pasan por aquí, vienen a dar el salto y no cuentan con el Sevilla como equipo, vienen a presumir de sistemas y de planificaciones, y no hacen el trabajo para el que los trajeron.

En unas declaraciones Marcelino reconoce que el barco le vino grande, porque este Sevilla es un elefante verdaderamente y como tal lo deben de tratar, aquí sobran experimentos como los de Emery, porque cuando se tiene calidad en muchos jugadores, lo simple es que cada uno juegue en su sitio, que cada cual haga su función y que nadie se pise su terreno, jugar arropados y esperar el zarpazo de los jugadores que tienes.
Pero este Sevilla juega sin esquema fijo, roto por todos sitios, desquiciado desde la defensa al mediocampo y con una isla en el ataque.

Me parece una tontería pedir que echen al entrenador, porque si conocemos al presidente, sabemos que no va a darle la razón a la afición, que tomara esa decisión cuando el quiera y sin que lo fuercen, son ya muchos años conociendo el paño. También me parece una tontería pedirle cosas a este entrenador, porque demuestra que con sus razones va a la contra de lo que le dicen, tanto con el sistema como con los jugadores.

Seguramente si cambia algo será por obligación o porque le llamen al orden desde arriba, pero no porque haya un debate en al afición.


Así que gracias a Dios viví lo que viví, y el día de mañana solo me quedara el recuerdo, un recuerdo que me deja ese buen regusto en la boca, de algo que vivimos nosotros, algo que ya no nos podrán robar, algo por lo que estoy orgulloso de ser sevillista.

2 comentarios:

Jeviyista De Nascimento dijo...

Pienso igual. El equipo está igual que el año pasado, no juega a nada, parece como si los jugadores no tuviesen sangre. Cuando jugamos con equipos inferiores (Uefa Ligue, Rayo, Almería, Osasuna, etc) a veces suena la flauta y ganamos pero si tenemos la suerte de que el rival no aproveche los fallos que tenemos en todos los partidos. Si el rival es superior, palmamos porque las aprovechan.
Para colmo vendimos lo poco bueno que quedaba y hay mucha gente nueva.
Para colmo la preparación física falla porque no es normal que se lesione hasta el pianista. No quiero pensar que sea solo cuestión de ahorrarse unas perras, no creo que sean tan cutres. Debe ser un fallo.
Hay algo muy claro: los entrenadores de Del Nido son los típicos cómodos. Ni Míchel ni Marcelino ni Manzano ni éste de ahora se quejan nunca de nada, todo está bien, positivo, actitud optimista y bla bla bla.
¿Que se llevan a Navas? Perfecto. ¿Que me dicen que tiene que jugar Fazio sí o sí? Hecho. Sin problemas, aqui todo está bien.
Y encima diciendo de principio que el objetivo es Champions, que el equipo es para estar justo debajo de los dos mastodontes, claro.
Le quitan las ganas a uno de todo. Que hagan lo que quieran, que dejen a Unai, el segundazo yo creo que es evidente si no se cambia algo.

Martin Gonzalez Almeda dijo...

De momento pocos cambios y se prevee tormenta